25 años de transformaciones

Este año festejamos los 25 años del primer consejo de la Facultad de Ciencias Sociales. Y no podemos soslayar la importancia que han tenido los y las estudiantes en la consolidación y desarrollo de esta hermosa facultad. Con principios bien claros, una universidad de cara al pueblo, una universidad cada vez más democrática, con profesionales que aprehendan críticamente la realidad para poder transformarla. Y es que las diferentes generaciones de estudiantes organizadas en el Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales (CECSo) han hecho carne estos principios, generando importantes transformaciones en la vida de la facultad y en su relacionamiento con la sociedad.

Un ejemplo de los más claros es el impulso de la extensión. Esta función universitaria aproxima la institución a los barrios, a los sindicatos, a las cooperativas, generando una sinergia entre los conocimientos y capacidades de todos los actores, que promueve instancias realmente transformadoras en todos los involucrados en este proceso. Fue el CECSo quien impulsó esta, y no sólo con palabras, sino generando proyectos propios que sirvan de ejemplo para avanzar en una política institucional.

La preocupación por nuestros pares es tarea cotidiana; los servicios de cantina y fotocopiadora que posee el CECSo emplean a más de nueve compañeros y compañeras, brindándoles una beca de trabajo para así poder continuar sus estudios. Es justamente el propósito de nuestros servicios: ser “De estudiantes para estudiantes”.

Asimismo, somos firmes defensores del artículo 2° de la ley orgánica de la Udelar, que afirma que a la Universidad “Le incumbe asimismo, a través de todos sus órganos, en sus respectivas competencias, acrecentar, difundir y defender la cultura; impulsar y proteger la investigación científica y las actividades artísticas y contribuir al estudio de los problemas de interés general y propender a su comprensión pública; defender los valores morales y los principios de justicia, libertad, bienestar social, los derechos de la persona humana y la forma democrático-republicana de gobierno”.

El nuevo plan de estudios, hecho en 2009 a propuesta de los estudiantes, es fruto de esta concepción que busca que los conocimientos adquiridos se aprehendan críticamente, ya que con Mariátegui renunciamos a tener críticas imparciales, ya que estas son incapaces de serlo.

“Toda crítica obedece a preocupaciones de filósofo, de político, de moralista”. Siguiendo con este concepto, podemos decir con orgullo que honramos el artículo 2°, al batallar sin tregua contra la baja de la edad de imputabilidad, poniendo a la Universidad contra ese proyecto represivo y estigmatizante. Otra prueba de esto es el compromiso con la lucha feminista, declarándonos como tales en nuestro congreso y realizando actividades que aspiraron a integrar a todos los actores de nuestra facultad en esta lucha.

Como hemos visto, todo este tiempo ha estado plagado de transformaciones en la vida de nuestra casa de estudios, y este año no ha sido la excepción. Nos hemos comprometido apoyando la Ley de Empleo para Personas con Discapacidad, pero también, actuando en consonancia con ese pensamiento, logramos hacer clases de Lengua de Señas, que fueron masivamente bienvenidas por el estudiantado; por esta razón, estamos trabajando para que la propia facultad pueda brindar cursos de este tipo para quien lo desee. Y no sólo esto: nos hemos comprometido con compañeros privados de libertad que quieren estudiar en nuestra facultad, y en diversos centros de reclusión han generado centros de estudiantes.

Hemos estado acompañando a esos compañeros, ayudándolos con los materiales de estudio, a través de los servicios del centro de estudiantes, yendo compañeros a ayudar en diferentes instancias educativas, como los exámenes. Porque creemos que la solución no es la represión: la solución es la comprensión y el espíritu transformador que tienen todos y todas las que dejan un tiempo de su vida en esta herramienta llamada Centro de Estudiantes.

Aún faltan cambios para seguir democratizando nuestra facultad. Sumado al permanente reclamo del 6% para la educación pública, buscamos redistribuir el presupuesto histórico de nuestra facultad entre sus departamentos, así como logar el cogobierno de estas unidades académicas. El objetivo es adecuarlas a las necesidades actuales de los y las estudiantes que cursan las distintas carreras, atendiendo simultáneamente las necesidades de los diversos trabajadores que conviven diariamente con nosotros.

Esto nos lleva a nuestras raíces, y es que somos herederos de los reformistas de Córdoba, cuyos objetivos siguen siendo nuestra inspiración, y por eso decimos, con ellos, haciendo nuestras esas palabras, que queremos “la ciencia para todos, la belleza para todos. La Universidad del mañana será sin puertas, sin paredes, abierta como el espacio: grande”. En eso estuvimos, estamos y estaremos siempre.

 

Columna escrita por el Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales (CECSo)-FEUU.

Fue publicada originalmente en la diaria


25admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *