Sobre una estructura de Vilamajó

La Facultad de Ciencias Sociales se construyó a partir del edificio existente de la Barraca Emilio Fontana, almacén comercial destinado a la venta de productos industriales, talleres de mecánica y oficinas de administración.

Del proyecto original diseñado por el arquitecto Julio Villamajó en 1931, sólo se realizaron tres niveles. Subsuelo, destinado a almacenamiento. Planta baja destinada a la venta al público, exposición de mercadería y talleres. Primer piso, destinado a oficinas y talleres.
Por encima del primer piso, Vilamajó pensó continuar con un edificio de apartamentos en seis niveles. Esta etapa nunca se realizó y sólo se encontraron algunos bocetos preliminares. El edificio ocupa el padrón: Nº 1305 ubicado en la esquina de Constituyente y Martinez Trueba con una superficie de 716 m2.
Constaba de tres accesos: Por la esquina, el acceso público al local de exposición y ventas.

Por Martínez Trueba, el acceso de mercaderías de la Barraca. Por Constituyente, el acceso a los apartamentos. Este último nunca se habilitó.
En 1990 tras el cierre de la Barraca, el Edificio (padrón 1305 de 716 m2) y el Anexo por Constituyente (padrón 1307 de 610 m2, adquirido posteriormente por la firma Emilio Fontana) pasaron a propiedad de la Universidad de la República para ubicar la sede de la Facultad de Ciencias Sociales.
El programa y proyecto para la localización de la Facultad fue realizad a través de la Dirección General de Arquitectura de la Universidad de la República.
Comenzó a proyectarse en 1986, a iniciativa del entonces rector de la Universidad de la República Samuel Lichtensztejn, en un intento por reorganizar los diferentes espacios dedicados a las Ciencias Sociales, hasta ese entonces dispersos en pequeñas construcciones.

La creación de la Facultad se concretó el 21 de agosto de 1989. Las actividades docentes comenzaron en 1992 conviviendo durante más de quince años con las obras civiles. Desde aquél entonces se fueron adquiriendo los construcciones linderas, Martínez Trueba 1306,donde se localizó Posgrados (padrón 1317 de 325 m2) y Martínez Trueba 1300 destinado a la Asociación Pro Fundación para las Ciencias Sociales (padrón 1316 de 182 m2), actualmente todos comunicados entre sí. El Decano cuando fui designado al cargo de proyectista y director de obras, era el Dr. J.C. Williman.

Con el paso del tiempo han ido cambiando las autoridades, Decanos, Asistentes, Directores de la DGA, Asesores y Colaboradores.
Todos me han ayudado durante este largo proceso a llevar adelante las obras y de ellos conservo un grato recuerdo .
Pero quiero destacar a Rodrigo de Salterain por su apoyo y colaboración, quien ha sido un gran compañero y luchador para que las cosas salieran adelante, desde el inicio de las obras hasta el día de de hoy .

Proyecto

La propuesta arquitectónica tuvo que adaptarse a la estructura de hormigón armado existente. La misma fue estudiada y resuelta junto al Ing. G. Serantes, calculista desde entonces de la Facultad. La propuesta arquitectónica original ocupaba la totalidad el padrón irregular de cinco lados . Tres de sus lados eran fachadas a las calles Constituyente, Martínez Trueba y ochava.

Los otros dos lados eran muros ciegos, medianeras ya que el padrón 1307 Fontana lo incorporó ya realizada la obra de Vilamajó. El proyecto propuesto en 1990, pudo tener en cuenta al padrón 1307 sobre Constituyente, lo que nos permitió transformar la medianera Este en una cuarta fachada abierta al este.
En los bosquejos inconclusos encontrados, Vilamajó pensaba realizar por sobre los tres niveles construidos seis niveles más destinados a apartamentos de viviendas. Estos estaban organizados alrededor de tres pequeños patios de aire y luz. La propuesta que hicimos adaptándonos a la estructura existente, unificó los pequeños patios, en uno central cubierto con una gran claraboya que nos permitió iluminar todo el interior del edificio, organizando en la medianera sur todos los servicios, circulaciones verticales, ductos técnicos, baterías de baños etc.

De esta manera el patio central propuesto atraviesa, ilumina y vincula visual y funcionalmente la totalidad del edificio desde la azotea al sub suelo transformando los planos verticales en fachadas interiores. De los tres accesos originales se mantuvo el acceso principal por la ochava.
Con respecto a la resolución plástica, y luego de ser presentado y aprobado el proyecto en la Comisión de Patrimonio Cultural de la Nación, se optó por mantener las fachadas existentes realizando sólo alguna adaptación en la fachada sobre Martínez Trueba cambiando el cerramiento existente por un plano pleno vidriado. También se conservó la escalera heliciodal ubicada en el hall Central. Vilamjó no dejó gráficos de la resolución de fachadas para los 6 niveles superiores. La propuesta realizada para La Facultad fue resultado de la adaptación y coordinación de múltiples factores: la estructura existente, el entorno urbano, las orientaciones, los sistemas constructivos existentes, las necesidades programáticas, funcionales y económicas.

Teniendo en cuenta éstas demandas se desarrolló la propuesta, que pretende recoger los aspectos principales implicados en el proyecto original, y a la vez dar una respuesta arquitectónicamente respetuosa sin renunciar a diseñar en términos contemporáneos, en contrapunto con lo existente.

 


25admin

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *